¿Fabricas o almacenas…?

¡Tú decides, ser fábrica o almacén del Conocimiento!


      (Clica en todos las imágenes para ver las sorpresas que encierran)

_________________________________________________________

Cuando te sientas en un pupitre dispuesto a que comience la clase de matemáticas otra vez más, esperas (¿segur@?) que tu profesor@ te presente un conocimiento que se considera una pieza selecta de nuestra cultura. Y quizá, hasta estés muy interesado en ese conocimiento (por ejemplo, la resolución de problemas por métodos algebraicos, la trigonometría, la combinatoria o el cálculo de límites y derivadas) y en tener acceso a él.

CreativosCulturales

Entonces tienes que tener claro dos cosas: el conocimiento es público y, por tanto, algo compartido; pero el aprendizaje es personal y propio de cada individuo.

Para aprender algo tienes que querer aprenderlo; el aprendizaje es una responsabilidad personal que no podemos compartir. NADIE PUEDE APRENDER POR TI.

Los conocimientos forman parte esencial de nuestra cultura, puesto que ellos nos ayudan a entender el mundo y a comprenderemos a nosotros mismos. El aprendizaje es ese proceso personal que nos permite adquirir parte de ese conocimiento para POTENCIAR NUESTRA PERCEPCIÓN y PENSAMIENTO.

Podremos, así, enriquecer nuestra experiencia personal y, quizá (por qué no), ampliar el conocimiento. Porque el conocimiento es como un edificio que se va construyendo y renovando, entre todos, pieza a pieza.mateas

Por lo general, se cree que el aprendizaje es algo que tiene lugar automáticamente, que no requiere voluntad, y que se da de modo continuo y acumulativo a lo largo de toda la vida. Pero esto no es cierto, no podemos confundir aprendizaje con desarrollo.

El aprendizaje es el fruto de una actividad responsable y autogestionada que reflexiona sobre lo que se le enseña y lo integra en lo que ya sabe (la mayoría de las veces, para corregir, profundizar o ampliar significados) Esto es lo que llamamos APRENDIZAJE SIGNIFICATIVO, y sólo así es eficaz y duradero. Y ya que el aprendizaje depende por entero de nosotros mismos, sólo será significativo si nos responsabilizamos de que así sea. Por ejemplo:

h0VPY

NNniBLa mayoría de nosotros no sabemos lo que sabemos, y, sin embargo, de lo que sabemos depende lo que vemos y lo que apreciamos en nuestro entorno. No disfrutamos igual de una sinfonía si tenemos una sólida formación musical, que si carecemos por completo de ella. Por lo mismo, cuando vamos por un bosque sólo vemos árboles hasta que aprendemos a reconocer y a distinguir unas especies de otras.

La verdadera educación cambia la experiencia humana. La nuestra y la de todos. Porque cuando aprendemos algo, lo que percibimos se transforma como por arte de magia. Comenzamos a ver las cosas de otra manera. Este es el milagro del conocimiento, que nos permite VER AL MIRAR y RECONOCER AL VER.


Entonces dijo un maestro, “Háblanos de la Enseñanza”

Y él dijo:

Nadie puede revelarte nada sino lo que ya está medio-dormido en el amanecer de nuestro conocimiento.

El maestro que anda en la sombra del templo, entre sus discípulos, no les da su sabiduría sino su fe y su cariño.112

Si él de veras es sabio, no te pide que entres a la casa de la sabiduría, sino te guía al umbral de tu propia mente.

El astrónomo tal vez te hable sobre su entendimiento del espacio, pero él no puede darte su entendimiento.

El músico tal vez te cante sobre el ritmo que está en todo espacio, pero él no puede darte el oído que capta el ritmo ni la voz que lo repite.

Y él que es versado en la ciencia de los números puede hablarte del universo donde se pesa y se mide, pero no puede conducirte allá.

Porque la visión de uno no le da prestadas sus alas a otro.

Y mientras cada uno de vosotros está solo en el conocimiento de Dios, así cada uno tiene que estar solo en su conocimiento de Dios y su conocimiento de la Tierra.


Te lo diré de otra manera.

AQUrYb1El conocimiento está ahí, formando parte selecta de nuestra cultura. Pero no se puede donar ni adquirir por transfusión, como la sangre. Cada individuo tiene que reconstruirlo en sí mismo mediante un proceso que llamamos aprendizaje (que viene del término latino apprehendere, y significa coger algo para hacerlo nuestro)

El proceso de aprendizaje es, pues, una responsabilidad personal e intransferible, que exige de cada uno de nosotros consciencia, deseo y concentración.

Aunque el aprendizaje es un proceso individual (cada uno de nosotros tenemos nuestro propio estilo de aprendizaje), no estamos solos en este empeño. El conocimiento acumulado sobre la propia estructura del conocimiento y sobre el proceso mismo del aprendizaje humano, ha puesto de manifiesto que existen técnicas y comportamientos estratégicos que facilitan el que nos convirtamos en unos aprendices más eficaces y responsables.

hoja

Para terminar, si los conocimientos son las mercancías producidas por el pensamiento humano acumuladas en el almacén de nuestra cultura, algo que tú puedes adquirir, y el aprendi- zaje es el proceso mediante el cual las haces de tu propiedad111

APRENDIENDO A APRENDER 

te conviertes en alguien que tiene crédito ilimitado para adquirir todo el conocimiento que quiera. 

Y en una época como la nuestra, en la que los conocimientos se quedan obsoletos en muy poco tiempo y se producen otros nuevos a una velocidad de vértigo, no tranquiliza tener la 0a1despensa bien llena, sino poseer esa capacidad que nos permite irlos renovando continuamente con facilidad.

¡Tú decides, si convertirte en fábrica o en almacén del CONOCIMIENTO!


     La Humanidad está conectada por una consciencia colectiva:
son los llamados Campos Morfogenéticos de Rupert Sheldrake

0a1Después de 16 años analizando minuciosamente 480 eventos globales, el “Global Consciousness Project -un proyecto único en su campo de la Universidad de Princeton- ha concluido que existe un efecto mental que puede medirse, el cual emerge consistentemente en eventos que congregan, emocionan o consternan a las masas bajo un mismo campo de significado o experiencia.

El GCP emitió un comunicado en el que resume su trabajo y señala que “nuestras mentes individuales, aunque únicas y diferentes, pueden también unirse a otras en una especie de sinfonía mental que por momentos se vuelve audible contra una predominante estática en el fondo”.

El “Global Consciousness Project”, dirigido por el Dr. Roger Nelson, emplea numerosos aparatos a lo largo del orbe, que realizan mediciones de “tunelaje cuántico” en búsqueda de señales de coherencia entre lo que debería de ser un ruido aleatorio. En otras palabras, el GCP mide la sincronicidad colectiva de manera cuantificada, “correlaciones significativas en datos aleatorios” (recordemos que para Carl Jung, la sincronicidad es una “coincidencia significativa”). Aplicando una especie de electroencefalograma planetario (o “electrogaiagrama”) en momentos cruciales de concentración de energía psíquica colectiva, se cree haber observado un emergente campo de conciencia unificada, o la llamada noósfera que fervientemente pronosticara Pierre Teilhard de Chardin.

Durante las mediciones de evento, el GCP mide fluctuaciones de información (200 bits) cada segundo en 118 aparatos (REGs, Random Event Generators) repartidos por todo el mundo. Esto es equivalente a que cada segundo, en cada una de estas cajas negras o REGs repartidas por todo el mundo, se lanzan 200 volados (una simulación electrónica de lanzar monedas al aire traducidas en datos binarios, bits). Según la ley de la probabilidad, de 200 volados, 100 deberían de caer cara y 100 cruz (o, lo que es lo mismo: 100 0s y 100 1s). Sin embargo, se han encontrado patrones significativos en los resultados, correlacionados con eventos de importancia global, lo cual sugiere que en ciertos momentos la conciencia global del planeta interfiere en los resultados, focalizándose y creando mayor coherencia. Durante momentos de crisis, pánico o celebración es como si la conciencia y la atención del planeta se inscribieran sobre un lienzo y empezaran a dibujar signos coherentes.

Los patrones de coherencia que han sido cuantificados consistentemente tienen una probabilidad de haber ocurrido de 1 en 1 billón, lo cual hace estas mediciones estadísticamente significativas y merecedoras de la consideración científica como una hipótesis que ha sido comprobada. Lo que hace especialmente importante al GCP es que su método es científicamente sólido, al igual que sus credenciales académicas.

“Realmente la conciencia afecta al mundo, correlaciones inesperadas se muestran en nuestras redes de aparatos aleatorios. Algo sucede, y la conclusión más probable es que en un nivel profundo oculto hay una interconexión de conciencias entre personas a lo largo del planeta” señala Roger Nelson. “Los seres humanos simplemente no son islas separadas de conciencia”.


Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: